Crítica Operación Skyfall

Este fin de semana se estrenó la nueva película del agente secreto más famoso del mundo. La cinta dirgida por el británico Sam Mendes deja bastante que desear a los fanáticos del agente 007. En esta versión las escenas de acción son pocas y predomina el drama en una película lenta y parsimoniosa.

Si bien la película empieza con una persecución bastante entretenida antes de los créditos, algo típico de las aventuras de 007, a lo largo de la trama que dura dos horas y veinte minutos, la acción de a poco se va diluyendo en un dramón lento y aburrido que nos hace preguntarnos si entramos en la sala correcta.

¿Que rayos pasó con ese Bond furioso y agresivo que vimos en “Casino Royale” y “Quantum Of Solace”? El personaje interpretado por Daniel Craig en esta oportunidad pareciera un títere que se deja llevar por las circunstancias sin ningun atisbo del que fuera una bestia que no se deja dominar y asesinaba sin dudar buscando venganza por la mujer que perdió.

Tras la persecución incial la pantalla se funde en imagenes confusas con insinuantes siluetas de mujeres sensuales, otro recurso muy común en las peliculas de Bond, mientras corren los créditos al son de la voz de Adele cantando “Skyfall”

Cómo dije antes, a lo largo del largometraje la acción cede lugar al drama y el espectador siente que estuviera mirando otra cinta de Sam Mendes al estilo de “Belleza Americana” o “Solo un Sueño”

En esta oportunidad también aparecen algunos personajes bastante emblemáticos de la saga como Q, interpretado por un jovencisimo actor desconocido. Cómo se extraña al legendario Desmond Llewelyn cuando presentaba sus ingeniosos inventos e intercambiaba unos dialogos desopilantes con el Bond de turno.

También en esta oportunidad se presenta al personaje de Moneypenny, el cual sufre un cambio bastante sustancial con respecto a la versión conocida por los mas hard-core, pero a diferencia de Q, este es un personaje que si gusta y mantiene bien vivo el flirtreo entre el agente 007 y la secretaria del M.

El villano de turno es interpretado por el español Javier Bardem, y si bien su interpretación en muy buena, su personaje pierde fuerza a raíz de problemas en el guión de la película, la cuál se transforma en un drama interminable. Es un lástima porque la situación representada al principio de la pelicula le permite ser un villano que puede hacer muchisimo daño pero luego termina perdiendo su identidad como tal.

En resumen, es una nueva película de Bond y cómo tal vale la pena ver en el cine a pesar de las pocas secuencias de acción. Esperemos que para la próxima aventura, Bond recupere un poco de su rebeldía y los de MGM contraten a un director que sepa hacer peliculas de acción puras y duras.

Calificación 2/5

Advertisements